Salvación

|
Escupí en tus heridas, me reí de tu palabra. Me burlé de tu amor, te humillé.
Conociste mi desprecio, te repudié de mil maneras. Ignoré tu perdón. Grité para verte morir. Luché por tu castigo inmerecido. Elegí a un asesino en vez de a ti.
Deseé acabar contigo, te odié por amarme y darme misericordia. 
Estuve allí, yo te azoté, te puse esa corona de espinas, clavé cada uno de esos clavos en tu piel. Magullé con latigazos tu piel. Yo te crucifiqué para conseguir salvación.
YO, pecadora e imperfecta busqué la verdad en tu muerte Estaba escrito.
Teníamos que matarte para comprender tu gran muestra de amor.
Ese amor que a pesar de humillarte, escupirte, golpearte, repudiarte, rechazarte, odiarte, ignorarte... matarte seguiste sin dudar tu propósito ¿por qué? POR AMOR a nosotros.
Quién soy yo para no creer si tú crees en mi, ese fue tu plan y el plan para conmigo. Yo no seré quien lo niegue.
Por tu sacrificio me salvaste y me diste otra oportunidad.
Sea tu mano quien me guíe.
Gracias
Amén



0 Huellas:

Publicar un comentario

¿Pasaste sin dejar huella en este pequeño universo?