El valor importante de las cosas

|
*Y cuando me pongo los cascos nada existe a mi alrededor. Me estiro en la silla del escritorio, mirando la pantalla blanca que tengo en frente. La música empieza a sonar, "The blower's daughter" de Damien Rice se apodera de toda mi mente, una canción sencilla para el momento, cierro los ojos dejándome llevar por su universo y al abrirlos las palabras empiezan a fluir*

He recibido un regalo especial, la promesa de hace más de 25 años.
Una historia única encerrada en un objeto sencillo pero bello, no por su apariencia diminuta y delicada. Ha vivido todos estos años en silencio sin prestarle la menor atención, hasta que es mío.

El anillo de compromiso de mi madre

Cuando me lo dio no estoy segura de su mirada ¿Era dolor, liberación, nostalgia? Ha esperado todo este tiempo para dármelo, creí que nunca lo haría. Es su historia, más bien lo fue.
Para ella, este objeto encierra mucho más que un diamante. Fue la promesa de un amor, el futuro de una familia... que aunque rota, vivió sus momentos felices.
Es importante, y cuando lo veo en mi mano, me siento ajena a él. Pero si quiere que lo tenga, lo aceptaré llena de ilusión.

Cuando lo miro me viene a la cabeza una idea: El valor importante de las cosas.
El "materialismo" del que estamos rodeados, tanto tú como yo. Los regalos que se acumulan en tu casa, pequeñas cosas (o grandes) que ocupan espacio sin darte cuenta que también lo hacen tanto en tu memoria como en tu corazón.
El valor que encierra cada uno de ellos, desde la flor marchita de tu escritorio, hasta la foto expuesta en un bonito marco.
Todos ellos guardan ese pedacito de tu alma que cuando lo ves, te lleva a vivirlos de nuevo. Puedes sonreír, llorar, gastar tu tiempo en ellos. Están ahí, guardando polvo pero son valiosos y no por su precio.
Lo verdaderamente importante, es el poder que guardan dentro, TU VIDA.
Podrían contar tu historia sin palabras, la de todos que lo tuvieron.

Como este anillo, que guarda más de 25 años y ahora llevará los míos. Tristemente no solo es el recuerdo de una bonita historia de amor, también es  de los momentos difíciles vividos, del adiós que se dijeron, de sus caminos separándose a lo largo del tiempo, de mucho dolor. Pero ya todo eso es pasado, es mejor quedarse con lo bueno.
SIEMPRE

Y recordar el atrás sin rencores porque lo que importa es el ahora.



3 Huellas:

Light Shine dijo...

Pues la verdad es que sí, nos quedamos con demasiadas cosas, pero cuando tienen ese valor tan especial de algunas personas o recuerdos.

Me da mucha alegría volver a pasarme por aquí, hacia bastante que no te leía, y pensando me he dado cuenta del valor que tienen para mí los blogs.
Un saludo ^^

Light Shine dijo...

Pues la verdad es que sí, nos quedamos con demasiadas cosas, pero cuando tienen ese valor tan especial de algunas personas o recuerdos.

Me da mucha alegría volver a pasarme por aquí, hacia bastante que no te leía, y pensando me he dado cuenta del valor que tienen para mí los blogs.
Un saludo ^^

EriZ dijo...

Y a mi la alegría de volver a verte por aquí :D
Para mi también este rincón y todos los blogs que sigo son grandes tesoros que no quiero perder de vista, incluído el tuyo :)

Publicar un comentario

¿Pasaste sin dejar huella en este pequeño universo?